domingo, 9 de agosto de 2009

Metro de Madrid no tiene usuarios, sino clientes

DÍA XXXVII. DeC.

La vocecilla femenina y sugerente que da los avisos en el Metro de Madrid ya no se dirige a usuarios o viajeros, sino a clientes. Hace tiempo que los que utilizamos el suburbano de la capital estamos acostumbrados a ser tratados como tales. De hecho, más que transporte público debería de llamarse colectivo, puesto que los precios para el grueso de la población son bastante prohibitivos.

Pongamos un ejemplo. Un estudiante de menos de 21 años, por ser considerado joven, podrá utilizar el abono transporte (válido para todo el entramado público, incluido trenes y autobuses de determinadas zonas) por un precio módico y más o menos asequible. Sin embargo, cuando ya tiene 22, por arte de magia, deja de ser considerado joven, aunque siga siendo estudiante y por lo tanto sus ingresos sean limitados, y tendrá que pagar unos 20 euros más. Casi nada.

Así que, cuando el otro día escuché que se dirigen así a los madrileños, tampoco me pareció del todo extraño. Ya era hora, de hecho.

4 comentarios:

Miquel Koltes dijo...

Con los precios que tiene, cada vez se parece más a un servicio privado que público.
En agosto, que no compro abono, el coste del viaje mínimo (al trabajo) duele mucho (con el abono el dolor es una vez al mes) y si comparas con muchos países con mejores sueldos, aquí es demasiado caro.

Precarioman dijo...

Pues sí. Parece además que cala entre el personal el mensaje de que los impuestos no suben. Pero claro, si incrementan cada año al menos una vez el precio de los abonos y de los tickets, al final están subiendo impuestos a los que más los sufren: aquellos que recurren al transporte público.
Como decía aquel: los impuestos indirectos son iguales para Botín y para su jardinero.

Susana dijo...

Me acuerdo de la historia de cuando los locutores del Metro denunciaron a Manu Chao por usar sus voces en aquello de "Próxima estación Esperanza"...
Hace tiempo que dejé los 21; por eso ahora me muevo en coche ;)
Un beso.

Precarioman dijo...

No hay excusa ninguna para utilizar el coche en Madrid. No intentes colar tu visión contaminante por aquí, jeje...
Siempre te quedará el transporte público o la bicicleta. Defiéndete!!!